AUTOMOCIÓN Y AERONÁUTICA


Oli, un nuevo vehículo para una movilidad económica y sostenible

10/10/2022

CATEGORíA: Nuevos prototipos MARCA: BASF

No es rápido ni lujoso, y tampoco pesado, pero con este prototipo, Citroën y BASF demuestran que es posible ahorrar peso y recursos mediante la reducción y la eliminación de lo prescindible gracias a la impresión 3D, entre otras tecnologías


“Este vehículo conceptual muestra lo que es posible conseguir cuando los socios confían plenamente el uno en el otro y emprenden nuevos caminos con resolución”, explica Uta Holzenkamp, presidenta de la división Coatings, en nombre de la unidad de negocio de automoción de BASF. “Se genera un microcosmos de ideas y soluciones que van más allá del propio prototipo”.

 

 

Dado que la velocidad máxima está limitada a 110 km/h y la aceleración semeja a la de un Citroën 2 CV, la autonomía y la vida útil de la batería se prolongan considerablemente. La renuncia a determinados elementos puede dar como resultado una estética atractiva. Esto lo demuestran diversos componentes que han sido radicalmente reinterpretados y reconstruidos, utilizando los materiales en un contexto distinto. Por ejemplo, el respaldo de los asientos traseros se ha fabricado por impresión 3D con un material flexible (Ultrasint TPU88A). La estructura de malla abierta asume funciones de ventilación natural y reemplaza el uso de ventiladores en el asiento. Para la fabricación de las aproximadamente veinte piezas de este prototipo se apostó por la habilidad técnica de Sculpteo, una compañía francesa de fabricación 3D perteneciente al Grupo BASF. El usuario buscará en vano un sistema de sonido o de navegación, ya que el vehículo no está equipado con ninguno de esos elementos. Como los clientes disponen normalmente de un smartphone y de altavoces móviles, estos pueden conectarse al tablero de instrumentos y vincularse automáticamente con el vehículo.

 

Menor complejidad unida a un diseño atractivo y sostenible

Llama la atención asimismo que muchos de los componentes de nueva creación están fabricados de materiales homogéneos, lo cual quiere decir que proceden de una sola familia de productos químicos. Los componentes adheridos y soldados que están formados por distintos tipos de material dificultan el proceso de reciclaje mecánico. Por eso, desde el boceto inicial los diseñadores del Oli procuraron diseñar el mayor número posible de componentes a partir de un único material.

 

El principio de simplificación también se ha implementado de manera coherente en el área de la fabricación. Una muestra de ello es que la puerta del conductor y del acompañante son iguales, lo que ahorra el uso de herramientas de prensado y reduce la complejidad. El mismo principio se ha aplicado a todos los pasos de ruedas y parachoques. Oli demuestra de manera convincente que la sostenibilidad puede ofrecer un aspecto muy atractivo.

 

El color de la carrocería comunica a la perfección la idea básica del prototipo: a primera vista parece tratarse de un blanco puro, pero se le han añadido partículas de mica con el fin de acentuar la forma del vehículo. En contraste con el exterior, los materiales del habitáculo –como los asientos y el revestimiento del suelo– están pintados de un color naranja intenso.

 

 

Creación conjunta: la clave de nuevas soluciones

El fabricante Citroën colaboró estrechamente con BASF en las fases de desarrollo y diseño. Las soluciones innovadoras de la empresa química desempeñaron un papel fundamental en el proceso de creación conjunta. Proyectos tales como el desarrollo de este prototipo junto con Citroën son "verdaderos impulsores" en el camino hacia un futuro sostenible, señala Uta Holzenkamp en nombre de BASF Automotive. "Necesitamos innovaciones, necesitamos mentes creativas que conecten las ideas de empresas distintas", apunta Holzenkamp. BASF pone en práctica desde hace años una ambiciosa estrategia de sostenibilidad. Entre sus pilares fundamentales cabe destacar el proyecto ChemCyclingTM para el reciclaje químico de plásticos y el enfoque de equilibrio de biomasa, con el que las materias primas se sustituyen por materiales renovables en la fabricación.

 

Además de aportar conocimientos especializados en las áreas de productos e ingeniería, BASF proporcionó habilidades técnicas en materia de diseño con su Creation Center. “Aquí es donde comenzó el proyecto”, afirma Alex Horisberger, director de Diseño Industrial de BASF. “Durante una visita al estudio creativo de Citroën, tuvimos la oportunidad de convencer a los diseñadores de las ventajas de nuestros materiales y de nuestros análisis de tendencias. Para mí, el hecho de trabajar de igual a igual con los diseñadores de equipamiento interior y exterior de Citroën fue una experiencia personal muy satisfactoria”.

 

Laurence Hansen, director del departamento de Producto y Estrategia de Citroen, tiene una opinión muy similar. “La colaboración con BASF fue la clave de la concepción del Oli y del desarrollo de un vehículo eléctrico eficiente y lo más divertido posible para el futuro próximo. Nuestro novedoso coche eléctrico contrapone ligereza y sencillez a la tendencia actual de fabricación de vehículos cada vez más pesados y complejos”. El prototipo muestra “cómo contaminar lo menos posible el medio ambiente, devolviendo a la vez toda la diversión original a un vehículo funcional y eléctrico”, señala Hansen.

 

Materiales versátiles de BASF para un novedoso prototipo de automóvil

Numerosas soluciones de BASF se implementan en el contexto de esta idea. Los reposabrazos de la parte trasera y el suelo del habitáculo contienen otro plástico de alto rendimiento de BASF. Infinergy, un poliuretano termoplástico expandido (TPU), también se utiliza en la fabricación de zapatillas y suelos deportivos. Es un material tan elástico como la goma, siendo a la vez más ligero y robusto y extremadamente resistente a la abrasión. En el Oli, este material se utiliza para dotar a los reposabrazos y al revestimiento del suelo de una superficie de tacto agradable y aun así resistente. También amortigua el ruido y las vibraciones. Un recubrimiento adicional especial garantiza una vida útil extremadamente larga: la capa base agua NovaCoat-P protege de forma óptima los sustratos blandos contra la abrasión, la radiación UV, la suciedad y los productos químicos. Como el revestimiento del suelo es resistente a la humedad, puede lavarse fácilmente con agua. Para ello hay unos tapones de Elastollan incorporados, que pueden retirarse para la evacuación del agua y la suciedad.

 

En el exterior del vehículo también se ha ahorrado gran cantidad de peso, ofreciendo a la vez mayor estabilidad y durabilidad. El capó, el techo y el maletero están compuestos de una serie de placas en las que el sistema de poliuretano Elastoflex se ha combinado con el sistema Elastocoat de recubrimiento por pulverización. Su estructura apanalada de tipo sándwich confiere tal estabilidad a las placas que es posible incluso andar por encima de ellas. Esto forma parte de la funcionalidad del vehículo.

 

Para el pintado de la carrocería se utiliza R-M AGILIS, otro producto de BASF orientado a aumentar la sostenibilidad. Esta pintura de base acuosa tiene un contenido muy bajo de compuestos orgánicos volátiles (COV).

 

El recubrimiento por electrodeposición catódica CathoGuard 800 de BASF, que protege la carcasa de la batería ante la corrosión, contribuye a ahorrar aún más recursos. Se caracteriza por un elevado rendimiento y una compatibilidad medioambiental, ya que no lleva estaño ni HAP y tiene un bajo contenido de disolventes.

 

Más información en https://www.basf.com

 

Volver al listado

PUBLICIDAD