IMPRESORAS 3D


De expertos en mecanizado tradicional a fabricantes de impresora 3D: la historia de CIMEC3D

26/10/2021

CATEGORíA: Fabricantes y Distribuidores MARCA: CIMEC3D


Dicen que la necesidad agudiza el ingenio y esto es lo que sucedió en una pequeña empresa de mecanizado cuando creó la primera impresora 3D de gran formato para fabricar piezas resistentes y precisas en fibras de carbono para el sector mecánico.


Hace más de 25 años se fundó la empresa Mecanitzats Albosch SL, una empresa de mecanizado tradicional con las herramientas tradicionales de este tipo de talleres. “Nuestros clientes, fabricantes de maquinaria en su mayoría, empezaron a demandar series muy cortas o piezas únicas para repuestos de maquinaria que ya estaban descatalogadas. Fabricar piezas únicas de mecanizado es carísimo y nos planteamos la posibilidad de la fabricación aditiva”, explica Giuseppe Di Iorio, director comercial de CIMEC3D, la división de fabricación aditiva de Mecanitzats Albosch y que se creó hace tres años.

 

Ante el elevado precio de la impresión metálica, la nueva empresa optó por la utilización de polímeros para crear las piezas funcionales que sus clientes requerían pero, el departamento técnico de CIMEC3D enseguida comprobó que este tipo de material no era el más indicado por cuestiones de resistencia y empezaron a valorar los composites.

 

“Compramos todo tipo de impresoras industriales y de las mejores marcas, hasta 8 diferentes, pero la calidad de producto que obteníamos era francamente mala, así que decidimos empezar a modificar las impresoras, cambiar todo lo necesario de la parte extrusora, mecánica, de software y electrónica hasta conseguir la calidad de impresión con la resistencia adecuada a las piezas que nos solicitaban”, continúa Di Iorio.

 

Después de dos años de pruebas y errores y modificaciones de todo tipo, incluyendo el desarrollo y la fabricación de un filamento propio, CIMEC3D conseguía desarrollar un sistema para la extrusión de fibra de carbono con las propiedades de rigidez y precisión que el sector mecánico precisa. Con este sistema llevan más de un año fabricando piezas de todo tipo para sus clientes, cuyos ejemplos pueden verse en la web corporativa, y las aplicaciones que están surgiendo con esta tecnología son enormes abarcando varios sectores como el eléctrico, el automovilístico, el de maquinaria, alimentación, ingenierías, etc.

 

 

“El conocimiento mecánico y las herramientas para fabricar máquinas ya los teníamos, el conocimiento para imprimir en fibra de carbono lo desarrollamos y una cosa llevó a la otra; nos fabricamos hace un año nuestra primera impresora 3D que ha sido la base sobre la que hemos desarrollado el primer modelo”, afirma Di Iorio.

 

Mecánica 600, la primera impresora 3D de la familia 3D CARBONLAB

Es así como nace la marca de impresoras 3D CARBONLAB y, concretamente el modelo Mecánica 600 (que indica el sector al que va dirigido y la medida de impresión). La impresora se ha puesto al alcance de otras empresas de mecanizados que necesitan incorporar esta nueva tecnología para ofrecer a sus clientes una alternativa válida a la mecánica tradicional y fabricar con ella multitud de piezas funcionales de una manera eficaz y sencilla, entrando de lleno en la industria 4.0.

 

La impresora ha sido diseñada con aspecto exterior de CNC (control numérico por computadora) para que pueda formar parte de un taller con el mismo estilo de maquinaria. La impresora es enorme y sólida (1250x1200x1100 mm / 290 kg) y con un área de impresión suficiente y precisión óptima para el tipo de piezas que se necesitan en el sector (600x600x600mm).

 

Además, pensando en la capacidad económica de sus clientes, CIMEC3D ha llegado a acuerdos con entidades financieras para ofrecer la nueva Mecánica 600 con unas condiciones ventajosas.

 

Más información en www.cimec3D.com

 

Volver al listado

PUBLICIDAD